El Patio Vertical

¡Hola cafeceros! Tenía tiempo sin pasar por aquí a comunicarme con ustedes, sin embargo, hoy los compensaré con una recomendación personal para aquellos que nos lean desde Madrid, se trata de una cafetería que realmente es un tesoro entre las zonas verdes de esta ciudad: El patio vertical.

Hace una semana conocimos esta genial cafetería en medio de un sábado agitado buscando un buen lugar para trabajar disfrutando de uno de mis placeres favoritos en la vida: un buen café. Por fortuna, nos cruzamos justamente con El patio vertical y quedamos encantados.

Tras salir del local, no pude resistirme, así que escribí desde @cafeceros a la cuenta de Instagram del local y agendamos una entrevista, aquí les dejo la reseña a partir de mi amena conversación con Amanda, responsable de tan hermoso lugar.

El Patio Vertical: un tesoro entre jardines de Madrid

A la cabeza de esta cafetería se encuentra Amanda y su esposo, una pareja de abogados de Brasil que adquirieron el local, que ya era una cafetería, y lo adaptaron con un gusto y un ambiente inigualables.

Su pasión desde la apertura de El Patio Vertical ha sido ofrecer la mejor atención al cliente además de una gran variedad de tipos de café, sin mencionar su propio blend de café disponible en el local.

Considerando que están en Madrid, una ciudad que se caracteriza por su dinamismo y pluralidad, la atención personalizada y la mejora basada en el feedback de los visitantes le ha ganado una clientela constante a esta cafetería, por lo que reciben amantes del café y un buen ambiente durante todo el año.

Y hablando de pluralidad, si bien los clientes se quedan por la calidad del café, entre sus ofertas tenemos un menú de desayunos, dulces y ensaladas bastante fresco por si nos queremos quedar más de un par de horas y, créanme, si vienen se querrán quedar.

Una cafetería que se destaca

Desde que llegué a España he notado que es idóneo para un amante del café como su servidor, en cada esquina puedes encontrar una cafetería o un bar donde disfrutar de una buena dosis de cafeína.

Considerando esto, quizás se pregunten, ¿qué diferencia a El Patio Vertical de estas cafeterías?

Precisamente, aquello que marca la diferencia es la atención, Amanda, su esposo y todos los que trabajan en la cafetería se han esmerado en aprender de la experiencia que brindan todos los amantes de la bebida que llegan a visitarlos, por lo que la mejora de su café es constante.

Pero más allá de la preparación, Amanda nos comenta del meticuloso cuidado de los equipos: cafeteras, jarras y preparación de los tipos de café.

Aún más, cuidan la propia cosecha de su blend de café para saber cuándo tendrá la acidez adecuada y así ofrecer la mejor calidad a nivel del grano y, por lo tanto, de la bebida final.

Atención inigualable

Una de las cosas que más me gustó de mi conversación con Amanda es la forma en que tratan a los clientes, aquí no se trata de que los clientes conozcan El Patio Vertical, se trata de que la cafetería conozca a sus clientes.

A tal punto de que saben cómo le gusta el café a María, cómo lo suele pedir Pedro o la historia de la vida de Diana, los clientes quedan encantados de la experiencia e incluso envían postales, reseñas y comentarios cuando parten de Madrid.

Esto, particularmente, es algo digno de apreciar, que no sólo te ofrezcan un excelente café, sino una experiencia única, personal y duradera.

De mi parte, como visitante temporal de Madrid, concuerdo con Amanda y los demás turistas que visitan El Patio Vertical, si están por aquí una semana y vienen, seguro querrán volver antes de irse.

Calidad y aprendizaje contínuos

En El Patio Vertical no solo aprenden y se nutren del feedback de los cafeseros más exigentes, sino que se han dado a la tarea de aprender y adaptar sus recetas de comida según los gustos y tradiciones locales.

Esto, además de ser muy apreciado por su clientela fija, muestra una determinación, compromiso y amor por ofrecer una experiencia que escasamente se encuentra en cualquier local similar.

Para todo tipo de cafesero

A partir de un sondeo con la clientela, en El Patio Vertical han conseguido el punto idóneo al ofrecer un buen café.

El café no tiene demasiada cafeína, sin embargo, su sabor, aroma, espesor y calidad sigue siendo inigualable, esto lo pude notar en el primer sorbo de mi capuchino y Amanda lo confirma, estableciendo estos parámetros de calidad y gusto en su marca.

Por supuesto, en la entrevista no pude olvidarme de los lectores que aman los distintos tipos de café, así que no me resistí a preguntar si ofrecen café de trigo o de cereales como alternativa.

Si bien aún no disponen de estas alternativas, cuentan con un café arábica de calidad además de complacer a los clientes más exigentes en cuanto al tipo de café que quieren tomar.

Cabe destacar anécdotas de Amanda donde turistas italianos la felicitan por el expreso servido catalogándolo como «el café perfecto» a lo que su servidor no podría (ni me atrevería) a argumentar lo contrario.

No solo tienen variedad de cafés

Si bien trabajan y ofrecen distintos tipos de café, para aquellos que suelen tomarlo con leche desnatada, de soja o de almendra, estarán bien atendidos y encontrarán la mezcla idónea para disfrutar de su bebida.

Ya me convenciste, ¿cómo llego al Patio Vertical?

Si están en Madrid y quieren visitarlos, pueden ir a la Calle de la Cruz, 8 o a la calle Almadén 26.

Si quieren saber más acerca de lo que ofrecen, pueden visitar su web.

Obviamente, les invito a seguirlos en Instagram, Facebook y Twitter y hasta me ha gustado su hashtag #TómateloConCalma

Por ahora me despido agradeciendo a Amanda y al equipo de El Patio Vertical por su tiempo y tan maravillosa atención, y les dejo el regalo que tan amablemente y con tanto cariño me llevo para disfrutar de este espacio de Madrid en Coruña, ¡hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *