Hace ya un tiempo escribía acerca del café de trigo y me he dado cuenta de que causó bastante impresión, no negaré que ver estas alternativas al elixir cargado de cafeína que tanto nos gusta es interesante. Es por ello que hoy les hablaré del café de cereales.

Es muy común que, por razones médicas, alergias o efectos secundarios, nos prohíban el café (con o sin cafeína), por lo que debemos recurrir a sustitutos y, ¿por qué no probar algo natural y hecho por nosotros?

En efecto, el café de cereales es un sustituto del café comercial o en granos que podemos preparar en casa de forma fácil, ¿qué necesitamos? trigo, cebada y centeno.

Al igual que los granos de café, debemos tostar estos tres cereales al gusto, mientras más tostados, más fuerte será el sabor de la infusión, en cuanto a medidas, deben ser en partes iguales.

En cuanto al tueste, debemos hacerlo aparte, es decir, cada cereal por separado, una vez hayamos tostado los 3 cereales, podemos dejar que se enfríen y proceder a molerlos, ya sea en nuestro molino eléctrico o en licuadora si no disponemos de uno.

Lo interesante del café de cereales es que puedes experimentar un poco con el sabor, por ejemplo, si quieres un toque más dulzón, puedes añadir un toque de canela a la mezcla.

Incluso podemos ir más allá y usar otros cereales y granos como chícharos secos, habas, soya o quinoa para preparar nuestra mezcla.

Ya que tengamos todo listo, podemos almacenar nuestro café de cereales en un recipiente hermético como si de café molido se tratase y preparar nuestras infusiones para disfrutar de su sabor y efecto vigorizante.

2 respuestas a «Café de cereales»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *