Hace ya días desde que leí la noticia de la iniciativa para marcar las pausas para el café y el cigarrillo en las empresas de España. Esto se plantea, según afirman, para aumentar la productividad y evitar la pérdida de tiempo en la oficina por parte de los trabajadores, sin embargo, les quería traer algunos datos sobre la importancia de la pausa para el café.

Como les comento, esta nueva iniciativa plantea marcar cada vez que el trabajador haga una pausa por un café o un cigarrillo con el fin de descontar los minutos que tarde en dicha pausa.

Sin embargo, más allá de aumentar la productividad, diversas encuestas apuntan a un resultado totalmente adverso: una probable baja en la productividad de los trabajadores.

¿Por qué es tan importante la pausa para el café en España?

Y no solo en España, en mi opinión una pausa para tomar un café en mitad de jornada laboral es vital en cualquier país.

Al detenernos para un café, un vaso de agua o un cigarrillo, aprovechamos unos minutos para aclarar nuestra mente, despejar el estrés laboral y mejorar las relaciones sociales con nuestros compañeros de trabajo.

Todos estos efectos son de gran beneficio para el trabajador, lo que ayuda a mantenerlo despejado y motivado durante toda la jornada laboral.

Pero, ¿detenerse no implica menos horas dedicadas?

Si tenemos en cuenta el esfuerzo vs las horas que pasamos sentados frente a un escritorio, de hecho veremos que no hay relación.

Está comprobado que, tras un promedio de 6 horas trabajando, nuestro rendimiento baja a menos de la mitad debido al agotamiento físico y mental.

Estos pequeños descansos como la pausa para el café ayudan a que el rendimiento se mantenga durante las 8 horas de jornada promedio.

Encuestas

Más allá de mi opinión, una serie de encuestas realizadas por Java Republic (primer tostadero de café con huella de carbono neutral del mundo) aseguran que el 81% de los trabajadores encuestados piensa que la pausa para el café es importante.

Entre otros datos interesantes arrojados por las encuestas podemos destacar que el 65% beben 1 o 2 tazas al día, mayormente en la mañana o a media mañana.

Más aún, la mayoría aprovecha esta pausa para socializar, prefiriendo tomarse un café en compañía.

Conclusiones

Quedará esperar a ver qué impacto tendrá esta iniciativa si es que llega a aplicarse, pero se ha visto, más allá de lo que pueda yo opinar, que la pausa para el café, para el cigarrillo o simplemente para socializar en el trabajo ayuda al rendimiento y no lo contrario.

Además, este tipo de pequeños rituales laborales están muy arraigados en la cultura laboral global, no solo la española, y se ha convertido en un hábito necesario para el bienestar del espacio de trabajo de la mayoría.

¿Te ha gustado el artículo?

Si te ha gustado el artículo no olvides compartirlo, seguirnos en Instagram y Facebook y suscribirte a nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *